Retos en la gestión del capital humano

Los retos en materia de capital humano son cada vez mayores en un contexto empresarial en constante cambio y un entorno competitivo cada vez más exigente. Los últimos dos años han estado marcados por la incertidumbre, pero también por la resiliencia, la adaptación, la innovación y el replanteamiento de muchos paradigmas sobre los cuales estaban anclados los modelos de negocios. Las áreas de capital humano han sido clave en la toma de decisiones para transitar éste período de permanentes coyunturas y preparar a las personas y las organizaciones para afrontar los desafíos por venir.

El informe 10 desafíos de Capital Humano, preparado por el equipo de la Asociación Nacional de Recursos Humanos (Anreh), nos ofrece un claro panorama de los retos para el sector.

La gestión de capital humano debe tener la capacidad de leer las necesidades del negocio para afrontar con éxito un nuevo y desafiante entorno competitivo. La transformación digital de los procesos, reestructuraciones a todo nivel, nuevos modelos de trabajo y expectativas de los colaboradores, cambios en los hábitos de consumo, nuevos retos de mercado y cambios en los modelos de negocio son tan sólo algunas de las dinámicas que nos toca enfrentar en la actualidad.

Hay que proyectar las competencias futuras requeridas por la organización y evaluar las opciones para acceder a ese talento, valorando la importancia de los procesos de retención, reskilling y restaffing, que permitan mantener un plan de sucesión robusto, con las capacidades para abordar las dinámicas de cambio antes mencionadas.

Es prioritario adaptar los programas de beneficios y compensación, así como los distintos procesos asociados a la gestión de capital humano como capacitación y desarrollo a diferentes segmentos de colaboradores.

El trabajo híbrido parece ser una tendencia que se consolida en muchos países del mundo. Cada empresa y tipo de industria tendrá que hacer sus adaptaciones al modelo. La oficina no morirá ni desaparecerá, por el contrario, volverá por sus fueros.

Sin embargo, el nuevo modelo debe abarcar tanto la colaboración, como la ejecución de actividades e interacción social. Lo que se busca es el desarrollo de un nuevo formato de oficinas con una ergonomía diferente que combina la sede corporativa, con oficinas en el hogar, y satélites en áreas urbanas claves, para que los empleados puedan decidir dónde quieren trabajar.

Uno de los mayores retos es establecer los límites entre la vida personal y profesional, a través de contratos de trabajo mixto, para asegurar el cumplimiento de metas, la sostenibilidad y crecimiento financiero saludable del negocio y contar con gente sana y productiva que ponga su energía en los esfuerzos que agregan valor.


19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo